Uncategorized

Locura. Por Alfredo Medina Bravo

LOCURA. Por Alfredo Medina Bravo. Directivo Regional de CLEVGuárico.

“La locura es la privación del uso de la razón o del buen juicio. Hasta finales del siglo XIX, la locura se relacionaba con el rechazo de las normas sociales establecidas. Incluso, era común que se confundiera con ciertos trastornos, tales como la epilepsia o la bipolaridad. En la actualidad, la noción de locura está vinculada a un desequilibrio mental que se manifiesta en una percepción distorsionada de la realidad, la pérdida del autocontrol, las alucinaciones y los comportamientos absurdos o sin motivo”. (Pérez Porto y Gardey. 2009).

En los últimos días hemos caído en la locura presionados por los acontecimientos devenidos. Los educadores han sido las victimas más atacadas por esta situación. Aun no queremos entender, asimilar o internalizar que nuestra situación dista mucho de ser digna, muchos han dado vítores por la magnanimidad económica con la cual nos ha tratado el ejecutivo. Nada más alejado de la realidad, la cuestión no estriba solo en el monto del salario, va más allá, se trata del poder adquisitivo, del poder de compra, de tener modo y esencia para una vida mejor, como en otrora alguien mencionó “vivir viviendo”. Se abrió el chorro de bonos, se generó la sensación de tener dinero para satisfacer las necesidades más básicas, pero fue eso, solo una sensación porque al despertar no damos cuenta que somos más pobres que ayer, que en cuestión de horas hemos perdido una porción considerable de dinero. Nos han tirado unos mendrugos de pan, los cuales ni siquiera llegaron a tocar el suelo y no es una crítica para los docentes al contrario es un llamado de atención a los colegas para evitar las puertas del asilo, debemos reaccionar entendiendo que sin educación no hay país posible, sin educación no hay recuperación de la libertad de pensamiento, sin educación no valemos nada. ¿Cómo le exigiremos a nuestros muchachos, familiares o no que deben luchar?, que deben ganarse las cosas, que es un mandato bíblico sudar la frente para avanzar. ¿Hasta cuándo poner el “cogote”, como decimos en el llano, para que nos den con la mano é pilón?, ¿Hasta cuándo dejarnos humillar? No somos unos indigentes, que tenemos la mano estirada para que el transeúnte nos “tire algo”, si queremos tener dignidad debemos luchar por ella, es imperativo demostrar que somos dignos herederos de Simón Rodríguez y de Luis Beltrán Prieto Figueroa insignes docentes y luchadores por la libertad de pensamiento. Hoy tenemos ante nosotros el compromiso ineludible de enfrentar a los indignos sino también al fraude masivo que se está cometiendo con nuestros jóvenes estudiantes, la educación a distancia u online ha sido un desastre. Han sido los maestros quienes buscan incansablemente cumplir con su deber, pero desafortunadamente las condiciones tanto didácticas como pedagógicas distan mucho del deber ser, ni siquiera “asintóticamente” tienen acercamiento. El estado docente fracasó en su papel, perdió su capital, olvidó por completo sus funciones. Se convirtió en un estado ausente, en un estado perseguidor empleando su estructura burocrática como un aparato de la estructura político partidista. Los entes encargados de la educación forman parte de la nomenclatura del partido, solo las geniales ideas que se cruzan por las mentes de sus dirigentes forman parte de la política educativa, cualquier cosa que sirva para agradar al pretor es buena. Todo esto nos ha conducido a un estado de ánimo demencial, a decir de mi hijo, la locura total. Vámonos, a llorar al valle!

Finalmente les recomiendo revisar

http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-97922006000100005

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *