Uncategorized

EL ISLAM, INVADE LATINOAMERICA. (III)

Diálogo entre nosotros, la gente común.

En el siglo 18, se  gestó un movimiento por la unificación, en el centro de la península árabe, una lucha basada en la unidad árabe y de sus territorios, no de una nueva interpretación del Islam. Su líder fue Mohammed Wahab. (Wahabismo). Su objetivo, la lucha contra los musulmanes chiitas iraníes, y contra el califa musulmán turco. Esto se ha mantenido. En el siglo 19, dificultó alcanzar dicho objetivo: el movimiento Wahabita, precursor del actual radicalismo o “hermandad musulmana”.

 

Después del final de la primera guerra mundial, los militares turcos derrotaron al sultán, prohibieron el idioma árabe y los atuendos musulmanes. Instalaron una república. El nacionalismo árabe moderno tiene como precursor al egipcio Gamal Nasser. (Panarabismo), seguido por otros como el sirio Bashar al Assad (Padre) el Sha de Irán Reza Pvlevi , Sadam Hussein y Kadaffi. Estos regímenes no eran fanáticos religiosos, pero modelos típicos, del autoritarismo feroz y tradicional de los pueblos árabes.

 

Bajo el contexto de la guerra fría, la región además de sus problemas, se vio influida por el comunismo soviético y el capitalismo de USA. Líderes occidentales, siguen tratando de ocultar esta realidad, haciendo  afirmaciones como la de “terrorismo doméstico por la segregación”. Los líderes musulmanes, señalan que son acciones que no tienen que ver con la religión, otros lo justifican por la inestabilidad que se creó con la salida de Hussein en Irak, la de Gadafi en Libia y la producida por la “primavera Árabe”.

 

Después del cisma causado por las guerras del golfo, la ejecución de Hussein y el atentado de las torres gemelas, en el 2011, un movimiento llamado la primavera árabe, barrió en Egipto el régimen de Hosni Mubarak tras décadas en el poder. En Marruecos fue reprimido por el rey Mohamed VI. En Libia salieron millones en contra de Gadafi, quien fue asesinado tras 42 años en el poder. En Siria, el pueblo acabó con Bashar Al Assad después de 15 años en el poder. En Yemen contra Ali Abdullah Saleh,  en Argelia contra Abdelaziz Buteflika y en Jordania  siguen los enfrentamientos.

En la actualidad, el terror se mantiene vivo en Siria, Libia y Yemen. En Egipto el derrocamiento y encarcelamiento de Mubarak, sustituido por los “Hermanos Musulmanes”, la cofradía que más tarde sería desalojada por los militares. La revolución no quedó en nada. En Siria persiste la guerra civil, en manos de distintas facciones, algunas de ellas ligadas a grupos yihadistas (Al Nosra). Este  caos permitió que ISIS, ampliará sus fronteras. En Irán se atornilla el régimen de los santurrones fanáticos de los ayatolas.

De manera que independientemente del radicalismo, más evidentes en uno que otro país, se constata que el autoritarismo ancestral étnico-religioso, que no político, está presente hasta en las llamadas monarquías petroleras del golfo, con el asesinato dentro de la embajada, del periodista Yamal kasohgi, por orden del monarca saudita.

 

Cesar Guillen Citterio

FDEPETROL-CARABOBO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *