CULTURA Opinión

EL ISLAM, INVADE LATINOAMERICA. (IV)

Diálogo entre nosotros, la gente común.

 

“La liberación”, se lee en el Corán, “nunca nace de la venganza, ni de la exclusión, ni de la amenaza, ni del hambre, la liberación procede de la sabiduría y toda sabiduría tiende hacia la justicia” (Algo que se evidencia, no ponen en práctica). La primera característica de toda civilización, es el respeto a la vida. El mundo árabe no ha conocido en los tiempos modernos el espíritu democrático del siglo 20. La libertad no es solo poder pensar, sino decir lo que se piensa. Algo “impensable” en esas sociedades cerradas.

Se nos dice que la mayoría de los musulmanes quieren vivir en paz. El hecho es que son los fanáticos los que han dominado el Islam históricamente. Son ellos los que producen guerras, los que maltratan a las mujeres, masacran cristianos o grupos tribales en África, en una ola de terror islámica. Estos fanáticos son los que ponen bombas, decapitan, asesinan, los que queman mezquitas, iglesias, templos. Los que enseñan a sus jóvenes a matar y a convertirse en terroristas suicidas.

 

La “mayoría pacífica”, está silenciosa. Nunca hemos visto, desde la época medieval o de la inquisición, a los cristianos, judíos o protestante asesinar o quemar para imponer sus creencias. Los niños musulmanes inocentes, que vemos en conmovedoras imágenes y que emigran a Europa, son mañana los que desatan la violencia en esos países.

 

En el 2014, los terroristas del ISIS, anunciaron un Califato que se extendía desde Siria hasta Irak, y exigían a todos los musulmanes jurar fidelidad. Colocaban en las casas de los cristianos la letra “N” de názara, por nazarenos, a fin de exterminarlos. Derrotados militarmente, sus células clandestinas mantienen sus objetivos terroristas, no importando de lo que se tengan que valer para ello. Siguen activos.

 

A los musulmanes, así sean repúblicas, monarquías o dictaduras, el pensamiento moderno de democracia, de los derechos de las mujeres, de la justicia civil, de la tolerancia, del racionalismo y de la ilustración, no le hace mella en su primitiva visión del mundo, que data del año 700.dc. “Conquistaremos Europa, con el vientre de nuestras mujeres” decía Osama Bin Laden. Precisamente ningún refugiado, ni muchos menos  un iletrado indigente.

Dentro de ellos persiste el odio ancestral entre los chiitas y los sunitas, razón actual de algunos conflictos focalizados en Siria y el Yemen. El islam-radical, hace de las suyas en el mundo a través de sectas como los “Abbu sayyaf” en Filipinas, “Boko Haram” en África, “Talibanes” en Afganistán, donde el exterminio de inocentes, mujeres y niños, los descalifica como una religión de bien. Su base legal, es la aplicación de la “Sharia”, suerte de “solución final” para los que no somos musulmanes.

 

Cesar Guillen Citterio

FDEPETROL-CARABOBO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *