Opinión Política

¿Y el CLEC? Julio Castellanos @rockypolitica

El pasado 2018 fueron electos 15 diputados al Consejo Legislativo del Estado Carabobo, es momento de revisar críticamente la labor desempeñada por sus integrantes en calidad de ser, suponemos, representante del pueblo. En principio, amigo y amiga lector, pregúntese ¿Quién es el diputado electo en mi circunscripción? ¿Cuál ha sido su trabajo legislativo? ¿Qué denuncia ha realizado? ¿Ha presentado un informe de gestión ante sus electores? ¿Aunque sea lo conozco o le se el nombre?.

Si no se le viene a la mente ningún nombre no se sienta culpable, la opinión pública solo tiene vagas referencias de estos diputados que resaltan por su gris e imperceptible gestión parlamentaria. En el caso del municipio Libertador, la diputada al Consejo Legislativo es la ciudadana Francis Vielma y me gustaría poder decir en estas líneas que su rol en estos años en ese curul fue de dedicación exclusiva a la denuncia de las fallas de los servicios públicos, del pésimo funcionamiento de las empresas Gas Drácula o de Trans Drácula, del deterioro de los centros de salud dependientes de Insalud o del desmantelamiento de las escuelas dependientes de la Secretaría de Educación… pero no puedo decir algo que no se ajusta a la realidad. Debo decir que hablo en especifico de esos servicios e instituciones dependientes del gobierno regional porque, precisamente, el Consejo Legislativo del Estado Carabobo existe para controlar la gestión de la Gobernación de Carabobo. Tanto ha sido el silencio de los diputados que es casi seguro que una encuesta de opinión presente como hallazgo el que los carabobeños consideren inexistente al CLEC.

Una de las labores del CLEC es aprobar el presupuesto de la Gobernación de Carabobo y estoy seguro que el rol de la diputada Francis Vielma podría haber sido muy constructivo si hubiese dedicado parte de su tiempo en informar a las comunidades de Tocuyito y Campo Carabobo, donde fue electa, cuáles obras serían construidas o cuáles fondos fueron aprobados para que ocurriera, con conocimiento de causa, la llamada contraloría social. Pero, en estos años, no ha sido así.

Ya que no ocurrió denuncia de fallas en los servicios públicos y tampoco se informó a la ciudadanía del curso de las finanzas públicas, ¿podemos decir algo positivo sobre la labor legislativa en el CLEC? ¿Cuáles leyes fueron aprobadas?… Silencio en la sala y grillos de fondo. Al momento de tomar juramento en un cargo público se suele emitir la fórmula “sino, que el pueblo os lo demande”, pues bien, el pueblo tiene derecho a escuchar de propia voz de sus diputados la explicación de qué han hecho por Carabobo desde 2018. ¿Qué hicieron, además de aplaudir y reírse de los chistes malos del gobernador, por los ciudadanos que confiaron en ustedes para dirigir el Consejo Legislativo del Estado Carabobo?.

Como estoy al tanto de la dificultad de pedir explicaciones a quien ni siquiera se le conoce el rostro, recomiendo a los lectores buscar en la página web del CNE los resultados de las elecciones legislativas regionales de 2018 y ver el nombre y apellido de los diputados electos por su circuito. Visto lo visto, no deberíamos darnos el lujo de seguir permitiendo que estás situaciones ocurran, en las próximas elecciones legislativas al CLEC debemos saber escoger a personas que no tengan miedo en solicitar, revisar y controlar las actividades que afectan a todas las comunidades de Carabobo. En nuestras manos, como ciudadanos, está decidir que los actuales diputados, en el momento que corresponda, se les premie con una reelección en el cargo o pedirles que cambien de trabajo (en algún otro oficio puede que si sean útiles).

Julio Castellanos / jcclozada@gmail.com / @rockypolitica

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *