Opinión Política

ODIARNOS UN POQUITO MENOS Julio Castillo Sagarzazu @juliocasagar

Cuentan que en uno de los “coffe brakes” de la Conferencia Potsdam, al final de la segunda guerra mundial, Stalin y Churchill se dirigían a la mesa donde estaba servido él té. Stalin se adelantó unos pasos, tomo la tetera y una taza y pregunto a Churchill cómo lo tomaba, ¿con crema o con azúcar?. Churchill respondió que solo. Stalin sirvió delicadamente la infusión y acercándole la taza, le dijo: “Acéptelo, por favor, aunque, en el fondo, sé que usted me odia”. Churchill, después de aquel gesto respondió. “Muchas gracias, para serle franco, ahora lo odio un poquito menos”
La historia se nos ha venido a la mente luego de leer un documento que ha circulado, redactado por una importante cantidad de apreciados amigos, en los que plantean su posición en relación a una empresa que debe ser preocupación de todos, que es la del rescate del voto. Hay que saludar la iniciativa, mas allá de las diferencias que podamos tener sobre las ideas expuestas, pero sobre todo, y más importante que lo primero, es que hay que celebrar el tono de la mayoría de las respuestas que se han podido leer.
La vida, que es la más sabia de las maestras, ha venido obrando el prodigio de encauzar el debate hacia la única propuesta posible hoy en día para salir de nuestra pesadilla que es la de procurar la realización de elecciones libres, justas y verificables. Único camino en el que nos acompañan las 60 democracias más importantes del mundo y en la que han llegado a coincidir incluso, gobiernos aliados de Maduro. Hay señalaes importantes, a razi de la nueva realidad geopoltica mundial, de que se puied en prodcir realineamientos en el mundo para regresar a una agenda común sobre Venezuela. Al menos ya hemos conseguido que volvamos a ser un punto de cuenta en los ordenes del dia de muchas instituciones y gobiernos del mundo.
Este es el momento en el cual hay que poner mas cuidado en la f orma en la que debmnos debator internamente. El diablo, dicen que esta en lso detalles, por eso los detalles de ese debate hay que cuidarlos para que den sus frutos
Esw verdad que aun nos faltan elemento que dilucidar; es verdad que hay matices importantes y que hay líneas rojas que trzar para definir los contornos de los actores. Pero nda de eso es insalvable. Hoy hay que cuidar los de4tlles del lenguiae, de las expresiones, de las actitudes. Hoy hay que preswncidir de la agresión, de loas epresiones destempladas; hay que aprender a usar mas los verbos y los sustantivos que las interjecciones y los adjetivos.
Madurpo debe estar preocupado de que lleguemos a acuedos, asi como cuando Chavez se preocupaba cuando “escuelisdos” y “revoluicionarios” jugaban futbolito.
Sin hacernos ingenuas ilusiones vamos a baorad el debate con el objetivo de forjar las unidades superiores y reslatar en lo que estamos de acuerdo.
Vamos a alcanzarnos la taza de te.
Ncesitamos odiarnos un porquito menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *