ESPEJO DE LA VIDA
Para los que ven,
mis versos sinceros son como una marvilla.
Para los ciegos,
son tamos que se pierden
en el tiempo.
Por todo esto,
mi alma canta en el silencio
y rema sus alas.
Luego se mira,
en el bello espejo de la vida,
su anémico rostro.
Entonces se apuran,
mis intenciones verticales
para no huir.
De tus ojos,
pues que tanto me miraban,
un día sin remedio.
Y mientras yo exista,
mis jitanas trovas seguirán
dibujándose.
En la arcilla,
de tus suaves senos,
¡Oh madre tierra..!
Tú eres mi diosa,
de tí ha mamado mi infancia
en el verde choclo.
Contigo he comido,
luego canté junto a mi lira,
el revés del dolor.
¡En fiñ..!
Sentenciado viajaré un día
¡A dónde todos vamos..!
Me buscarán,
por los viejos csminos…
¡En vano será..!
AUTOR: Justo Valvede López
CHILIA:  25.11.2021.