Jesús Seguías, consultor político, señaló que la oposición venezolana entró en una nueva fase estratégica, retoma la vía de las negociaciones y busca un desenlace de carácter electoral a la crisis del país, pero llega tardíamente, los candidatos no han sido definidos del todo y siguen en confrontaciones absurdas, van divididos, y eso favorece al gobierno.

Responsabilizó al G4 de esta división, porque luego de que llamó alacranes a todos los que llamaban a elecciones ahora todos están participando con las mismas condiciones del año pasado.

¡Basta de locuras!, dijo Seguías en entrevista con Sandy Aveledo, por Unión Radio, donde hizo un llamado de alerta y pidió a los políticos de oficios que dejar de actuar de manera egoísta, no solo pensar en los intereses por el poder, si no del país.

“Están ensimismados en la crisis política, que si el CNE y las tarjetas de los partidos, y los venezolanos lo que quieren es parar de sufrir, que el tema económico esté en la mesa negociaciones, quieren trabajar, producir, vivir de manera normal, y los políticos le dieron la espalda en el país en ese sentido, tanto los del oficialismo como los de la oposición”, indicó.

El presidente de Datincorp, considera que la diferencia entre las negociaciones de antes y ahora, es que los países garantes eran pequeños y hoy son las grandes potencias mundiales; además la crisis del país es mucho más grande y no hay alternativas.

 

Señaló que muchos critican la negociación, pero la pregunta es ¿Qué proponen?, quedó descartada la vía insurreccional, porque eso lo que hace es agravar la crisis económica, ya que nadie quiere invertir en un país encendido por los cuatro costados.

 

 

Aseguró que el gobierno va a ir a estas elecciones dispuesto a ganar todo lo que pueda. Para ello necesita tres cosas, una que el 20% promedio que tiene el oficialismo a nivel nacional vaya a votar y están bien organizados para eso.

 

La segunda es que la oposición no vaya a votar, eso ha sido superado porque en algunos estados la decisión de participar alcanza más del 70%.

 

El tercer elemento es que la oposición vaya dividida, si es así obviamente va a ganar el oficialismo.

 

“El G4 acusa a la Alianza Democrática de negociar con el gobierno y es lo que está haciendo en México. La oposición está dividida y ambos piden elecciones, nadie entiende, porque si no hay razones para seguir así porque lo hacen”, señaló.

 

Considera que es división llevará a la pérdida de gobernaciones, pero hay un problema más grave y es que estas elecciones contarán con la observación internacional, de la UE, lo cual es garantía de que serán transparentes, de manera que, si gana el gobierno por la división opositora, será limpiamente.

 

Quedará que el gobierno de Maduro representa la mayoría y tiene un nivel de legitimidad superior.

 

Insiste en que la culpa es de la misma oposición porque el gobierno puede buscar esa división, el punto es que se lo acepten y eso es lo que ha propiciado el G4.

 

Considera que en Carabobo la oposición la tiene más difícil porque Lacava tiene más posicionamiento que el mismo Psuv y si sus contrincantes van divididos tienen menos posibilidades de ganarle.

 

Dijo que en el Zulia la oposición está bien ubicada con Rosales; en Lara con Falcón;  y en Nueva Esparta; pero hasta allí llega eso, en los demás estados están dependiendo de una unidad que los factores del G4 no tienen.

 

“Se está jugando a Rosalinda, no es fácil para ellos por el tema de la judicialización de los partidos, pero en política hay que pasar el Swiche  y  saber ubicarse”, manifestó